A flor de piel


Sé que en los últimos días y hasta que pase mi evento de la Feria del Libro de Madrid, irremediablemente será mi monotema; porque no soy de las que se quedan de brazos cruzados. No quiero decir con esto que esté alardeando o esperando que me deis una medallita o placa conmemorativa a la autora novel más “jartible” del año, NO. Solo os comparto un hecho irrefutable [risas], y sino que os lo digan los blogueros que en los últimos días han recibido email de la señorita Sartre o los twitteros que me sufren a diario.

Algunos compañeros han alabado mi tenacidad y mi ritmo incansable, pero no soy de piedra; y hoy me levanté con los sentimientos a flor de piel. 

Yo no soy de las personas que suelen ir recordándole al mundo lo maravillosa que es, ni siquiera cuando los comentarios positivos vienen de otros. Por eso en ocasiones puedo dar la impresión de ser frívola o estar sobrada de mí misma; algo completamente falso. 

Cuando me ofrecieron ser autora de Ediciones Tagus no le di mayor importancia, reaccioné igual cuando me dijeron que iba a un evento a Gran Vía o que acudiría a la Feria del Libro de Madrid; mis primeras reacciones siempre son de desconfianza y de no valorarme lo suficiente. Me obligo a tener los pies en el suelo y afrontar las cosas con entusiasmo y sin relajarme ni esperar que el mundo solo (sin ayuda, por arte de magia) decida un día asumir que existe una chica de Cádiz que firma erótica con el francés nombre de Juliette Sartre. Obviamente, llegado el momento siempre me acabo emocionando y disfrutándolo al máximo; y sobre todo con gratitud.

Hoy que ya se inicia la Feria y veo como todos están de los nervios compartiendo sus eventos, sus emociones, sus alegrías, las envidias sanas (y no tan sanas) de los que no irán este año, la alegría de los lectores por disfrutar de la gran fiesta de los que estamos en este mundillo… Hoy… hoy me he roto; porque hoy me reafirmo en que la suerte no se busca, es ella la que te encuentra y porque a veces una también es de carne y hueso, y tiene que quitarse el traje de superwoman (como me llama mi querida Miriam Meza) y dejar a un lado “Los besos de Ariadna” y las reacciones de las lectoras cero, y el marketing, y la nueva novela sin seudónimo, y los problemas personales, y las lecturas pendientes, y las cuentas del banco, y las ventas, y los estudios, y la política, y que el PC me vaya raro… hoy necesito desconectar de todo y SÍ empezar a tomar tila. Por suerte, hoy es San Viernes.

Juliette Sartre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario