13. De la ficción a la realidad (y viceversa)

De sobra es conocida la promiscua vida de Silvio Berlusconi (expresidente italiano). Aquí podéis leer una noticia para que os hagáis una idea de como se las gasta. Y tras leerla solo podía pensar en la manida frase: la realidad supera a la ficción. En eso y en el parecido a mi novela "Deshojando margaritas"; pero ¡OJO! más quisiera Berlusconi parecerse a mi James ¡ja! 

En "Deshojando margaritas" Marcela es una amiga de James que organiza eventos a los que chicas guapas acuden como objetos decorativos, pero como ella le explica a Gina:

"Sé que te preocupa el tema del sexo, pero yo no vendo a mis chicas. Eso sería denigrante y lo no apoyo. Doy un servicio de acompañamiento. Mis chicas son guapas y es normal que muchos hombres se sientan tentados. Depende de cada una si está dispuesta a acceder o no. Yo me limito a dar fiestas y alegrar las vistas. Y me llevo una comisión por ello. Tú te llevas 200 euros por noche por acudir a fiestas y eventos. Lo que hagas después no es asunto mío. ¿Si hay chicas que lo hacen? Sí. Pero ese no es mi problema".

Marcela sería Sabina Beganovic de la trama italiana, la encargada de "proveer". James sería una especia de Silvio (menos edad, mejor físico y, por supuestísimo, nada promiscuo ni machista); más bien, un amigo de Silvio que aparecía por allí. Él trata a Gina como a una princesa y se lo deja bien claro "tú princesa siempre has sido, yo solo te lo recuerdo". Y Gina... ¿Francesca Pascale?

Pensándolo bien, viendo el panorama, me quedo con la ficción que al menos allí cuando llega el "punto y final" los buenos reciben su recompensa y los manos... ¡su merecido!

¿Con qué historia podríais relacionar vuestra novela? ¿Es tan fantástica (imaginativa) que supera la realidad?

Juliette Sartre.








 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario