11. El meme de la semana

¿En eso se están convirtiendo las RRSS? ¿A esperar quién será la próxima víctima de las gracias y burlas en Twitter o Facebook? 

Lo  último: "Una bebé enferma, insultada después de que su madre subiera una foto suya a Facebook"; independiente del mal gusto de los graciosillos de turno (afán de ser el más retuiteado, el más seguido...) porque si  no tienes seguidores no eres nadie y caes en un pozo de autodestrucción en el que serás repudiado y el mundo entero te señalará a lo Nelson de los Simpsons (dramatic mode on), hay una idea fundamental de la que parece ser que la gente que se mueve por Internet no es consciente...


Tenemos opinión para todo (con y sin conocimiento), acumulamos amigos como quien gana puntos para conseguir el ansiado televisor que nos regalan con la cartilla del periódico (en los perfiles personales me refiero, porque en los profesionales es diferente), contamos nuestra vida con detalle y compartimos nuestros momento íntimos, y no tan íntimos, en forma de foto. Las redes se convierten en escaparates en los que todos sabemos la vida de otros. Si no me creéis, ¡probarlo! Cotillear a un amigo al azar (stalkear lo llaman) y en pocos minutos sabréis que ha leído, comido, visto en televisión, ideología política, nuevo novio y afición oculta (fan de los videos de gatitos, juegos en facebook... )  

¿Dónde está el error? ¡La gente no se entera que está en un escaparate! Facebook tiene varias opciones de privacidad, podemos hacer grupos, podemos limitar quien nos sigue, quien nos pide amistad, tener un perfil personal y otro profesional, hacer páginas... no creo que llegue al 40% los que configuramos el tema y, aun así, no estamos libres de que nuestro perfil se nos vaya de las manos. Pero en Twitter, es más complicado; de hecho, no tiene sentido poner límites a esa red... por eso debemos cuidar aún más lo que compartimos.

Kyra Pringle, la mamá de la criatura, probablemente tenía su perfil público o acumulaba demasiados desconocidos en su perfil (pura especulación), no quiero pensar que alguien de tu entorno sea capaz de algo así; pero pensad que es una cadena. 

Imaginemos: subo una foto de estudio mía ligerita de ropa, mi privacidad es pública, mi hermano (perfil público) la comenta o comparte, todos sus amigos la ven que, a su vez, también la comparten... la cadena ha crecido en horas; y los comentarios de "culo gordo" me borbardean hasta el punto de 1) hundir mi moral a lo más profundo del subsuelo. 2) bloquear todas mis RRSS.
Debemos ser conscientes que usar Internet es exponerse a un público (no es cuestión de fama, es una razón de visibilidad que va pareja al uso de esas aplicaciones), para bien y para mal. En mi caso, tengo perfil para Juliette Sartre (público) lo único que comparto son libros, libros y libros (míos, de compis, mis secciones). Para mí, tengo perfil personal tiene limitado el acceso y quien quiere saber de mí puede seguirme sin tener que ser mi amigo, tengo grupos y según qué cosas las comparto con unos u otros y alguna otra opción de este estilo; aún así, no estoy libre de protagonizar el próximo meme.

¿Cómo gestionáis vuestra privacidad? ¿Sois públicos o privados? ¿Contáis cada uno de vuestros movimientos o sois de los reservados?

Juliette Sartre.


*Esta semana ha estado el blog movidito con las referencias a las compañeras de Ediciones Tagus que de manera desinteresada me han hecho un hueco en sus respectivos blogs y a los blogs literarios que colaboran en la promoción de autores. Desde aquí una vez más, ¡GRACIAS! Autores: en la sección "promoción de autores" voy a agrupar cada blog/web por si buscáis promoción, contactéis con los admnistradores para que os hagan un hueco =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario